domingo, 19 de octubre de 2008

Comunicado de Prensa de Abuelas de Plaza de Mayo

Nuevas pruebas sobre el posible origen de los niños adoptados por Herrera de Noble como hijos de desaparecidos.

El periodista Pablo Llonto declaró esta mañana ante la justicia federal de San Isidro y aportó datos antes desconocidos sobre el posible origen de los niños adoptados por Ernestina Herrera de Noble como hijos de desaparecidos, al tiempo que relató detalles sobre las restricciones y el especial control que ejercía la cúpula del diario Clarín una vez retomada la democracia sobre todas las noticias que estuvieran relacionadas con el trabajo de las Abuelas de Plaza de Mayo y el secuestro de niños durante la dictadura militar.

De acuerdo al testimonio brindado ante el juez Conrado Bergesio por Llonto, quien a partir de 1977 trabajó en el diario y publicó en 2003 una profunda investigación sobre Herrera de Noble en el libro "La Noble Ernestina", sus superiores en el diario le dijeron que "la Dire (sic) no quiere que se publique una línea sobre las Abuelas y los reclamos de hijos de desaparecidos", aunque aclaró que "hubo períodos en que la información sí salía publicada luego de pasar la censura de, en este orden, la directora, es decir, Ernestina Herrera, Héctor Magnetto, algunos abogados de Clarín y Joaquín Morales Solá, que era el jefe de la sección política en aquellos años".

Llonto se desempeñó largos años como periodista del Diario Clarín, interviniendo en la sección política y como delegado gremial, por lo cual tuvo acceso a gran cantidad de fuentes que conocieron circunstancias de la adopción cuestionada.

Así, relató que supo que uno de los chóferes de Herrera de Noble, de apellido García, fue "inducido y obligado a firmar un texto preparado por los abogados para ser presentado en un juzgado civil relatando un hecho falso que era el hecho falso de ser testigo de algo que no había presenciado (sic)" y que "se armó un gran revuelo entre los chóferes porque lo apuraron a García para que hiciera eso". El dato es relevante, pues en el expediente de adopción de Marcela Noble Herrera, Ernestina Herrera de Noble afirmó que el 2 de mayo de 1976 "sintió llorar en la puerta de su casa a un bebé" y que "presenció el hecho, el Sr. Roberto García, cuidador de la finca vecina". Asimismo, en dicho expediente, obra una declaración de Roberto Antonio García, a quien se le atribuye haber dicho que supo que "el día dos de mayo, en horas de la mañana, la Sra. de Noble había hallado en la puerta de su casa, en una caja a una criatura de sexo femenino, a la que posteriormente, y viendo que nadie se presentaba a reclamarla, la Sra. de Noble da el nombre de Marcela".

En consecuencia, la declaración brindada por Llonto confirmó que García era chofer de Herrera de Noble y que, en verdad, no presenció ningún hecho referido a la "aparición" de una beba.

2 comentarios:

BREOGAM dijo...

excelente que se multipliquen blogs asi como este , en la red , en la conciencia , asi la historia de resistencia y lucha será contada en un contexto de verdad y justicia , con los genocidas en las cárceles comunes .
BREOGAM,

juan y vero dijo...

Increíble pero muy real, felicitaciones y adelante!